Archivo | Uncategorized RSS feed for this section

Carería de elefantes por el rey.

17 Abr

Hace menos de un mes Don Juan Carlos I rey de España hacía pública estas declaraciones: “Me preocupa la situación de la juventud de nuestro país; tanto que algunas veces me quita el sueño”  El pasado Domingo día 15 de Abril del 2012 este señor sufrió un accidente cuando se encontraba en una cacería de elefantes en un país africano.  ¿Cazar elefantes es una forma de combatir las limitaciones de la juventud en España?  Será que para el rey sí lo es.

En un país como España, en donde se conciencia a la población sobre el respeto a los animales; el jefe del estado se divierte matando elefantes.  Los políticos respaldan al rey volviendo a la memoria histórica  “El rey restauro la democracia en España hace ya casi 4 décadas” De esta forma “justifican” sus vergonzosas acciones en África.  No siendo la primera vez que el rey se ve envuelto escándalos sobre cacerías.

El impacto de la noticia no solo ha sido criticado en España. Solo hay que echar un ojo a las redes sociales en donde multitud de personas en diferentes países critican la cacería del rey. “Es usted la vergüenza de España”

Lo lamentable de todo esto: Este señor, a costa de los impuestos que pagan los españoles financia sus cacerías, sin que nadie le pida explicaciones o justificaciones. En un país en plena crisis. donde la mayoría de los ciudadanos están extremadamente al límite en cuanto a lo económico.  La actual política del gobierno español se basa en los ajustes y recortes sociales (naturalmente esta medida no afectará a Don Juan Carlos)

Sinceramente yo como español siento vergüenza por la imagen que este señor ha dado de España. Siento vergüenza que mi país sea  representado por este señor. Vergüenza ajena hacía este “respetado” señor, que junto a su familia llevan viviendo del cuento camino de 4 décadas.  Sin importarle en absoluto los problemas que sufre el país al que “sirve”

cacería en 2006

cacería en 2006

Rodando en Súper 8mm.

12 Abr

Cine en Súper 8mm

Unos meses atrás parte la idea de realizar un cortometraje experimental finalmente vamos a realizar en poco menos de un mes. Todo está preparado, estamos listos para rodar.

Las ventajas que nos ofrece el mundo digital son infinitas, se abre un abanico de posibilidades. No obstante decidí rodar el que será mi primer corto como director en Súper 8mm. Mi director de fotografía se quedó muy sorprendido al decir en el soporte que vamos a rodar.  Recuerdo que con su mirada parecía decirme “¿Me tomas el pelo?” Parece una broma cuando alguien plantea rodar en Súper 8mm, en un formato que se dejó de usar hace 20 años.

En España es un formato muy poco conocido. En cuanto llego el video analógico el formato Súper 8mm de Kodak  y Fuji se olvido.  Se volvió a rescatar gracias a las escuelas de cine, cineastas independientes, cineastas experimentales que optaban por rodar en Súper 8mm por abaratar los considerables costes que suponía rodar en 16mm.

En la actualidad, en pleno año 2012 se ha vuelto a rescatar del “olvido”.  Es increíble lo que se llega a pagar en páginas de subastas, por las mejores cámaras de este formato y la demanda que tiene.

La empresa Kodak ha puesto a la venta en Súper 8mm película que únicamente se fabricaba para 16mm y 35mm.  Una empresa francesa ha desarrollado una cámara moderna para dicho formato destinada a un público profesional, pero a un coste asequible.

Con estos avances mi pregunta es: ¿Por qué no rodar en Súper 8mm?

Existen algunas contras como por ejemplo:

  • En Súper 8mm ruedas a “ciegas” hasta positivar la toma el director de fotografía no sabe que habrá en la película hasta que esta esté revelada.
  • Las cámaras para este formato son en su mayoría destinadas a público general por lo que no tienen demasiadas prestaciones ni calidad.
  • No existe película sonora.
  • El mercado digital ofrece medios de captura más avanzados y a la vez económicos.
  • Telecinar la película de Súper 8mm tiene un coste elevado, al igual que montar la película.

Nos planteamos ¿Interesa entonces rodar en Súper 8mm?

  • El resultado final de un soporte fílmico analógico tiene una esencia única, que ningún soporte digital ha podido igualar.
  • Desde el “boom” digital fabricantes de película y cámaras han creado nuevos productos en súper 8mm destinados a un publico avanzado a un coste aceptable.  Es barato, rápido  y eficaz.
  • Los nuevos programas de edición digital ofrecen un sinfín de posibilidades en postproducción.
  • El coste de la película es muy asequible.
  • Rodar en Súper 8mm es: rápido y cómodo.
  • Aunque no exista ya película sonora, esto no supone un problema gracias a la posproducción se puede añadir sonido captado desde un medio externo.

Cuestiones técnicas

Rodar en este tipo de formatos requiere hoy en día tener unos conocimientos adecuados de fotografía analógica.  De lo contrarió los resultados pueden ser catastróficos.

Tener en cuenta que no es lo mismo rodar en Súper 8mm de Kodak a rodar en Sigle 8mm de Fuji.  El formato fílmico es el mismo en los dos casos. Cambia el soporte sobre el que se montan las películas y por lo tanto cambian las cámaras, pero el formato sigue siendo el mismo Súper 8mm. Por lo que he valorado tiene mejor calidad un cartucho de película de Sigle 8 al de uno de Súper 8mm. Esto se debe principalmente a la calidad de las cámaras filmadoras y a sus lentes. En páginas como http://www.youtube.com se pueden visualizar videos de un soporte  u otro, vosotros mismos hacer una comparación entre  la calidad de los dos soportes. (En nuestro proyecto vamos a rodar con los dos soportes) También hay que recordar que Kodak ha fabricado película en Súper 8mm para positivar, por lo tanto tendrá mejor resultado final que una película transparente.  Para los dos soportes aún hoy en día se comercializa película.

Cartucho Kodak

Cartucho Kodak

 

 
Cartucho Fuji

Cartucho Fuji

 
¿Dónde comprar cámaras de Súper 8mm?

Este tipo de cámaras dejaron de comercializarse hace muchos años. La opción más adecuada es conseguir una cámara por Internet.  Una empresa francesa ha puesto en el mercado una cámara profesional y actual de Súper 8mm para cartuchos de Kodak. Pero no dispongo de mucha información al respecto.  Lo mejor es mirar el catalogo de cámaras que nos ofrece esta página:

http://www.duallcamera.com/store/Cameras_Super8mm.shtml

Una cámara Súper 8mm puede costar entre 20 euros  a 3000 euros.

¿Blanco y negro o rodar a color en un formato de Súper 8mm?

Depende siempre de lo que se pretenda contar en la historia.  Por lo general las películas en blanco y negro tienen más calidad que las películas a color.  Si se pretende rodar en un formato en blanco y negro se puede recurrir al Súper 8mm de Kodak. Por el contrario, pretendemos rodar en color es preferible en Sigle 8mm de Fuji o comprar película para positivar de Kodak asumiendo los costes de estas películas.

Tipos de película a la venta y revelado.

En la página Web de Kodak o Fuji Photo  encontrareis todas las películas a la venta. No comprar a “ciegas” la película. Lo ideal es enviarles un email detallando vuestro proyecto, seguido mediante una llamada telefónica un comercial se pondrá en contacto con vosotros, será quien os asesore de forma correcta.  En el caso de tener que rodar en diferentes espacios, diferentes secuencias, lo ideal es ir comprando la película según la secuencia que se quiera rodar y a medida que nos acerquemos al día del rodaje, no por ello esperar al último momento.

Esto evitará derrochar película o derrochar dinero.

(Tampoco conviene esperar mucho tiempo en revelar la película, lo ideal es según se termina de rodar llevar la película a revelar)

Existen diferentes laboratorios en España. Kodak para algunos de sus cartuchos ofrece servicio de revelado incluido a la hora de comprar la película. El problema de este servicio es que las películas han de ser enviadas a Kodak por agencia de mensajería. Tardan entorno a los 30 días en realizar la entrega con la película revelada.  La opción más común es contactar con un laboratorio que tengamos cerca para así esperar menos tiempo la entrega de las películas, Esta opción está bien si el laboratorio es de confianza. Podemos aclarar el asunto del revelado con el comercial de Kodak el cual te asesorara también sobre la opción de revelado que más se ajuste a tu necesidad.

¿DVD o Telecinar la imagen?  ¿En qué consiste?

Al finalizar  el proceso de revelado de la película, visualizaremos las tomas realizadas, naturalmente nos quedaremos con las tomas mejor realizas. Seleccionamos dichas tomas para proceder a su montaje. Antiguamente para visualizar la toma se empelaba un aparato llamado moviola. La película se iba montando a mano “corta  y pega”  mediante el empleo de una empalmadora se iba uniendo plano por plano o por secuencias. Para su posterior visualización en proyectores de Súper 8mm. Esto hoy en día quedo atrás. El mundo digital nos ofrece mejores medios. La finalidad de estas películas pretende ser siempre llevarlas a festivales, concursos, difundirlas por la red. Para ello hay que digitalizar las imágenes. Para eso tenemos dos opciones.

  • Pasarlas directamente a DVD mediante un convertidor de cine. Este proceso es muy económico, rápido, pero de baja calidad, ya que consiste en pasar la película sobre un convertido y una cámara de DVD capte la imagen.
  • Telecinar la película mediante  un escáner fotograma a fotograma.  Esta opción ofrece grandes resultados, obligatoria si pretendes realizar postproducción digital, o es un proyecto de importancia.

No es necesario tener que comprar un escáner cinematográfico y aprender a usarlo. Hay empresas que se dedican a realizar estos trabajos. La unidad de medida para sus tarifas es el metro de película a digitalizar. Por lo tanto el presupuesto dependerá de los metros de película que tengamos. Conviene hacer una selección adecuada del material final.

Partiendo que lo normal es rodar a 24 fps (Fotograma por segundo)  un minuto de película tendrá un total de 1440 fotogramas.

También podemos rodar a 18 fps esto tendrá un total de 1080 fotogramas por minuto.

  • Una película filmada a 24 fps, por minuto de imagen puede ser unos 6 metros de película.
  • Una película filmada a 18 fts, por minuto de imagen puede ser unos 4,5 metros de película.
  • Los cartuchos de película Súper 8mm y Sigle 8mm son de unos 15 metros de película.  En minutos depende a la velocidad que se ruede.
  • Rodar a 18 fps   3 minutos.
  • Rodar a 24 fps   2:20 minutos.

 

Postproducción y montaje:

  • Una vez digitalizada la película se podrá realizar sobre la misma un trabajo de edición digital. En el cual se podrá retocar las imágenes, añadir efectos… Un sinfín de posibilidades.
  • Desde un ordenador se podrá realizar el montaje definitivo con un programa para editar video.  Se podrá añadir: Sonido, música, títulos, efectos digitales…
  • Una vez montada se podrá visualizar la película creada.  Distribuir a festivales, concursos, páginas….

Tras todo este paso nos seguimos preguntando ¿Merece la pena rodar en Súper 8mm?  ¿No es un proceso muy complicado?

Es un proceso largo y a la vez “complicado” No es tan fácil como filmar con una cámara de video y editar sobre un ordenador… Cuando se busca un producto con calidad creativa, entonces sí merece la pena rodar en Súper 8mm.

España; en la verdad de Ken Loach.

9 Abr

En 1979 Margaret Hilda Thatcher se hace con el cargo primera ministra  del Reino Unido y siendo la primera mujer en asumir ese cargo. Siendo su política: Recortes sociales, subidas de impuestos,  reducción en cultura y educación, etc. Logrando un aumento en las listas de paro y el mal estar de la clase trabajadora  del Reino Unido. Aquella política empleada por dicha ministra no hace más que inspirar a un cineasta social llamado Ken Loach.  El cual con sus películas denuncia: Las injusticias que sufren las clases menos favorecidas en la sociedad británica. Loach siempre fiel a su estilo: La defensa de los oprimidos, con el fin de mejorar las condiciones de la clase trabajadora crea películas  que son retratos del Reino Unido, como por ejemplo: “Riff-Raff”  o “Lloviendo piedras”. Considerado heredero del realismo social británico, sus películas tienen un alto grado de realismo; la realidad dentro de la ficción. 20 años después del estreno de estas películas la sociedad española se convierte en los personajes, en las historias y en la verdad de Ken Loach: Trabajadores explotados, mal cotizados, alto índice de paro, juventud frustrada, familias en las que el día 5 se convierte en día 25, personas a merced de la banca, recortes sociales, subidas en los impuestos provocadas por esperanzas con falsas políticas, por gobiernos sin escrúpulos que olvidan al ciudadano y sus necesidades; dando principalmente prioridad a sus necesidades antes    que a la de los ciudadanos. Favoreciendo así: El aumento de las listas de paro, el despido barato, el recorte en prestaciones sociales, la economía sumergida, pero ante todo el mal estar general de la población, sin importar lo que esto supone para millones de familias, millones de personas que no encuentran salida ante su situación, con la diferencia que en este país; no se denuncia, ni se lucha contra las injusticias a las clases menos favorecidas.

¿Cine “Quinqui” o cine social?

9 Abr

 

Finales de los años 70, un reducido grupo de cineastas comenzaron a reflejar en sus películas la problemática de la delincuencia juvenil en España. Es el caso de: José Antonio de la Loma y Eloy de la Iglesia. Ambos cineastas realizaron un cine con la finalidad de concienciar a la sociedad española sobre el problema de la delincuencia juvenil. La crítica catalogo sus películas como: Cine “Quinqui” En donde el motor dramático son las acciones delictivas cometidas por jóvenes delincuentes: robos, atracos, fugas con vehículos, persecuciones policiales. Narrando el motivo por el cual estas personas se veían empujadas a delinquir: necesidad, falta de oportunidades, desclasificación social, marginalidad, drogadicción. También se muestran las consecuencias de los actos delictivos: persecuciones policiales, torturas policiales, cumplimientos de condena, atropellos, muertes, enfrentamientos armados con la policía, victimas inocentes. En definitiva se muestra toda la “cadena” que forma parte del día a día de la delincuencia y la dureza empleada por las fuerzas del orden para reducir a estos delincuentes. A este género cinematográfico se unieron otros consagrados realizadores como fue: Vicente Aranda, Carlos Saura, Alberto Rodríguez y otros muchos más. Aportando nuevas formas de enfocar a la pantalla los entornos marginales del aquel entonces y de ahora. Mostrando desde el punto de vista más Humano: los impulsos y sentimientos de estas personas catalogadas socialmente delincuentes.

Películas que dirigió José Antonio de la Loma consideradas cine Quinqui:


• Perros callejeros (1977)
• Perros callejeros II. Busca y captura (1979)
• Los últimos golpes de El Torete (1980)
• Yo, “El Vaquilla” (1985)
• Perras callejeras (1985)
• Tres días de libertad (1995)
 

 

Películas que dirigió Eloy de la Iglesia consideradas cine Quinqui:

  • Navajeros (1980)
  • Colegas (1982)
  • El pico (1983)
  • El pico II (1984)
  • La estanquera de Vallecas (1987)

En el género cinematográfico “Quinqui” aportó un aliciente al cine español creando un nuevo género dentro de la industria cinematográfica española. Llegó en una España que se adaptaba a los nuevos cambios políticos. El cine de los años 50 y 70 donde se mostraba una clase social española bien acomodada. Los personajes de aquel cine hacían referencia a un perfil: católico, cumplidor, servicial y patriótico. La imagen que el régimen Franquista ofrecía dentro y fuera de España ya que el cine era de gran importancia para conocer la imagen de la sociedad española. Un cine dominado por la censura que no podía contradecir al régimen impuesto por Franco; tenía que ser acorde al régimen. A finales de la década de los 70 llegó la libertad de expresión cinematográfica haciendo reflejo de la realidad social. Con directores cómo: José Antonio de la Loma, Eloy de la Iglesia. Los cuales con sus largometrajes mostraron los problemas sociales de la España de aquella época: “La delincuencia juvenil y sus consecuencias”

Los delincuentes que inspiraron estas películas; en su mayoría adolescentes analfabetos. Llegaron a ser utilizados con fines políticos para los enemigos de la democracia. Los conservadores del régimen que aún quedaban dentro de las instituciones españolas culparon a la recién implantada democracia como: principal  causa de actos delictivos estos jóvenes malhechores. Siendo para su beneficio usar a los delincuentes como publicidad antidemocrática: El terror social causado por la sustitución del régimen. Rechazando corregir el problema catalogaron a estos delincuentes junto a su entorno de incorregible. Asegurando no haber esperanza para estas personas, convirtieron el asunto de la delincuencia juvenil en un círculo cerrado. En las películas se muestra como estos jóvenes entran y salen fácilmente de los centros correccionales: algunas veces por fugas, otras veces indultados. Para algunas asociaciones de interés político resultaba más beneficioso tener a estas personas en la calle cometiendo delitos, que privados de libertad cumpliendo un castigo, sin ser estos una amenaza pública.

A partir del impacto causado por estas películas, los responsables sociales comenzaron a tomar otro tipo de medidas para afrontar el problema que no fuera únicamente un círculo cerrado convertido en: “policía, juez, cárcel, a la calle, policía, juez, cárcel, a la calle…” Comenzaron a tratar el problema de la delincuencia juvenil más allá de la actual medida anteriormente implantada. Reconociendo que el problema no estaba causado únicamente por el origen y el entorno del propio delincuente. Sino por: la falta de valores, oportunidades, falta de educación y falta de motivación en estos círculos marginales. Una de las principales medidas  fue invertir más medios en intervención social.  Dicha intervención fue un gran medio de ayuda para multitudes de personas ancladas en la marginalidad ya que aportaron nuevas mejoría en sus vidas. Más que cine “Quinqui” se consideraría desde entonces como: cine social. Estas películas únicamente pretendían hacer un llamamiento a la sociedad y a los altos cargos sobre un problema impuesto por la falta de oportunidades en la España de aquel entonces. La delincuencia es la única condición que se ejerce por obligación.

Es cierto también  a los pocos meses del estreno de “Perros callejeros” la delincuencia aumento en personas alejadas a los entornos marginales y delictivos, considerando “atractivo” aquel mundo visualizado en la pantalla. El afán por el dinero fácil junto a la sensación de riesgo; llevaron a muchas personas a imitar las acciones de estos malhechores.

No solo en España se han rodado películas con esta problemática de fondo. En México el director Valentín Trujillo dirigió en 1985 “Ratas de ciudad” un largometraje que recoge el drama de la inseguridad de México creado por la delincuencia juvenil y corrupción policial.

Una de las últimas producciones independiente sobre cine “Quinqui” se trata del largometraje “Criando ratas” dirigido por Carlos Salado. Esta película pretende ser una prevención a la delincuencia juvenil actual; a la vez que una reflexión. Realizada de forma sutil, con escaso presupuesto, logrará sorprender al espectador. La delincuencia siempre está unida: a la falta de oportunidades, al rechazo y exclusión social. Cuenta la historia de “El Cristo” Un joven alicantino atrapado en un ambiente marginal en nuestros días. Este film se asemeja a los primeros largometrajes “Quinqui” con interpretes reales en sus entornos reales.

Este género cinematográfico ha creado a la vez que recordado a leyendas y mitos de la delincuencia como ejemplos: Juan José Moreno Cuenca “El Vaquilla” su vida fue llevada al cine por José Antonio de la Loma en “Yo el Vaquilla” Otro delincuente convertido en leyenda fue: José Joaquín Sánchez Frutos “El Jaro” Cuya vida fue llevada al cine por Eloy de la Iglesia en su largometraje “Navajeros” Tal vez uno de los más populares y recordados puede ser: Eleuterio Sánchez Rodríguez “El Lute” Cuya vida inspiraron dos películas; llevadas a la pantalla por Vicente Aranda, sobre la biografía que el propio Eleuterio escribió. También este género ha dejado reconocidos personajes  y actores en nuestro recuerdo como: “El Torete” Interpretado por Ángel Fernández Franco,”El Pirri” José luís Fernández. Una de las caras más recordadas de este género tal vez sea la de: José Luís Manzano. Actor que interpretó la mayoría de los personajes protagonistas en las películas de Eloy de la Iglesia. Falleció en 1992 por sobredosis de heroína, con tan solo 30 años. Destacando por tener cara de “niño bueno”, pelo rubio y rizado. Se convirtió en un mito del cine “Quinqui”. La mayoría de los intérpretes del cine “Quinqui” de los 80 fallecieron por la misma causa: adicción a la heroína, sida, muerte de bala… Muchos de ellos eran delincuentes y consumidores de drogas habituales; los cuales más de una vez en sus vidas pasaron por prisión. Su popularidad fue breve, siendo conducidos nuevamente a la delincuencia y marginalidad. El cine tan solo fue un paréntesis en sus aceleradas e injustas vidas. En otros casos fue la ficción cinematográfica quien se convirtió en realidad. Fue el caso de la actriz y presentadora de televisión: Sonia Martínez. Una estrella de los 80 (hoy en día muy recordada) Interpretó un papel en la película “Perras callejeras” en 1985. De forma inmediata su vida dio un giro de 180 grados sumergiéndose en lo más profundo de la marginalidad. Siendo adicta a la heroína contrajo sida. Falleció en 1994 con tan solo 31 años a causa de esta enfermedad.

Otros realizadores cinematográficos realizaron otras películas denominadas “Quinqui”.

Una lista con los siguientes títulos realizados hasta la fecha de hoy.

  • · (1980) “Chocolate” de Gil Carretero.
  • · (1980) “La patria del rata” de Francisco Lara.
  • · (1980) “Maravillas” de Manuel Gutiérrez.
  • · (1981) “Todos me llaman Gato” de Raúl Peña.
  • · (1981) “Barcelona sur” de Jordi Cadena.
  • · (1981) “Deprisa, deprisa” de Carlos Saura.
  • · (1984) “De tripas corazón” de José Luís Sánchez Valdés.
  • · (1987) “El Lute: camina o revienta” de Vicente Aranda.
  • · (1988) “El Lute II: mañana seré libre” de Vicente Aranda.
  • · (1988) “Matar al Nani” de Roberto Bodegas.
  • · (2005) “7 vírgenes” de Alberto Rodríguez.
  • · (2006) “Volando voy” de Miguel Albaladejo
  • · (2012) “Criando ratas” de Carlos Salado.

Después del fenómeno cine “Quinqui” otros autores y creadores se apuntaron a la protesta con nuevas formas  expresión independientes al cine. Una de ellas fueron las historietas del dibujante español Ramón Tosas Fuentes, más conocido como “Ivá” y su personaje para cómic “Maquinavaja” en 1986. Inspirado en los delincuentes habituales de las Ramblas de Barcelona. Siendo estas historias llevadas al cine y teatro (No fueron catalogadas “Quinqui” tampoco sociales por su forma de narración cómica) El cine  “Quiqui” reflejó  el conflicto social, Ivá con “Maquinavaja” criticó la política social y todo el conjunto que crea el sistema de ciudadanía española, desde el punto de vista de un delincuente.

Otro ejemplo fue el de la música. Grupos, y solistas recordaron en sus canciones las vidas de estos personajes delictivos. Haciendo un recordatorio por los problemas a los que se enfrentan las personas adentrándose en el mundo de las drogas y delincuencia. Intentando así evitar que nuevas generaciones entraran a formar parte una nueva ola de delincuentes activos.

En la actualidad pocas películas de cine general o de cine “Quinqui” han reflejado la realidad de los presos españoles. Tal vez un buen proyecto cinematográfico sirva como empuje para mejorar las condiciones de los presos dentro de la cárcel. En la película “El pico II” Eloy de la Iglesia narró una historia dentro de la prisión de Carabanchel en Madrid. Con la trama de la circulación de heroína en las prisiones, aunque de forma muy fugaz. Como dato curioso en España ha día de hoy un 76% de los presos tienen problemas mentales a causas de las drogas.  Es curioso que hasta en el cine “Quinqui” la prisión siempre se mostrara de una forma superficial,pasajera, narrada como parte del problema. Rara vez se ha hecho una película ambientada en las circunstancia de un preso en la cárcel día tras día, hasta el final de su condena con plena realidad.  En la realidad: la prisión y las condiciones de los presos españoles sigue siendo un asunto que nadie nos querido narrar con sinceridad.